SICAV: el miedo a que paguen los ricos

25 sept. 2011

sicav hucha

Dentro del sistema fiscal de algunos países, en especial en los países de Europa occidental, existe un instrumento financiero, al que única y exclusivamente pueden acceder las grandes fortunas de nuestro país, y que les permiten gozar de una privilegiada fiscalidad. Estamos hablando de las SICAV.

Como tal, esta figura de inversión ha recibido numerosas críticas, ya que es visto comúnmente como un vehículo de inversión para que las grandes fortunas evadan impuestos de una manera legal. Muchos gobiernos han querido regular estos vehículos, queriendo aumentar el gravamen de las mismas, pero como veremos a continuación, no es oro todo lo que reluce y no es tan fácil como simplemente eliminarlas o aumentar el tipo impositivo de las mismas.


¿Qué son las SICAV?

Las SICAV (sociedades de inversión de capital variable) son instrumentos financieros que están a caballo entre una sociedad anónima y un fondo de inversión. La diferencia es que este instrumento tributa por el 1% en el impuesto de sociedades, en lugar del 30%.

No sólo eso, otra de las características que los hacen tan atractivas, es que se puede retirar dinero de las SICAV sin tributar, siempre y cuando esta cantidad no supere la inicialmente invertida, ya que esas cantidades no se considerarían plusvalías por las inversiones de estas SICAV. Esto puede parecer lógico a primera vista, si no fuera porque es el único instrumento financiero que lo permite, lo que supone un agravio comparativo claro; en cualquier fondo de inversión, hay que pagar por la plusvalía desde el primer euro, independientemente de la cantidad retirada.

Además, la inversión de las SICAV es controlada íntegramente por los que aportan el capital a la SICAV, a diferencia de los fondos de inversión, que escapan al control de los inversores.

Requisitos de una SICAV


Hay una serie de requisitos a cumplir para poder acceder a este instrumento financiero, pero como veremos, están destinadas a unos pocos privilegiados. Algunas de ellas son:

  • Contar con un capital social mínimo de 2.400.000 Euros.
  • La forma jurídica será la de Sociedad Anónima.
  • Contar con un mínimo de 100 accionistas, personas tanto físicas como jurídicas.

Como se puede ver, a primera vista las SICAV está destinada exclusivamente a las grandes fortunas de un país, las cuales lógicamente acceden a él por su privilegiada fiscalidad.

¿Porqué es una situación tan difícil de cambiar?


A simple vista, parece una situación muy injusta, pues mientras los asalariados que tributan por el IRPF pagan de media un 20%, o las PyMES pagan un 30% por el impuesto de sociedades, estas grandes fortunas se benefician de un gravamen de un 1%, pero no es tan fácil cambiar esta situación.

En el momento que se produjera una subida del tipo de gravamen, se produciría una salida de capitales hacia paraísos fiscales, u otros países donde fuera más sencillo obtener mayor rentabilidad por estos capitales. No sólo esto, si no que además, no habría incentivo para los capitales extranjeros para entrar en este país.

Sólo una acción coordinada de cada uno de los países en esta materia, así como para endurecer las condiciones de los paraísos fiscales, podría evitar esta situación, pero a día de hoy parece inviable.

Imagen | Svilen001

0 comentarios:

Publicar un comentario

 
Economía Mundial © 2012 | Designed by Bubble Shooter, in collaboration with Reseller Hosting , Forum Jual Beli and Business Solutions