Las claves de la crisis griega

22 feb. 2012

Imagen: Titanas

Nos han hablado tanto de quiebras y de rescates en los medios de comunicación de tantos y tantos países que a estas alturas ya no nos sorprende que un país de la zona euro pueda presentar insolvencia. Después de ya varias quiebras técnicas, Grecia parece estar condenado a ser el primero de estos países que realmente caigan. Los niveles de deuda que está soportando este país son enormes, casi el doble de la eurozona, y casi un 150% de su PIB y con una calificación sensiblemente peor que la de países como Zambia, Líbano, Camerún, Ghana, Pakistán, Granada, Ecuador o Jamaica.

Cifras que asustan y que nos dan una idea de la magnitud de la crisis que está viviendo este país, con muchos efectos sobre la economía de los países de la zona euro. Pero, ¿cómo ha llegado Grecia a esta situación? ¿se podía haber evitado? 

Las causas de esta crisis son fáciles de explicar. Durante las dos legislaturas del gobierno conservador de Karamanlís se estuvieron falsificando los datos macroeconómicos de la contabilidad nacional. Básicamente esto se consiguió mediante el uso de derivados financieros complejos, como la emisión de la deuda en otra moneda diferente al euro, como por ejemplo el yen. Bruselas no fue consciente de este tipo de derivados, porque no era necesario reportarlos, quizá porque ni la misma Unión Europea supiera de su existencia; por lo que, como en realidad nadie sabía de las cifras que el gobierno heleno manejaba, todo estaba bien oculto a las autoridades europeas; el gobierno heleno se había endeudado en exceso.

Una parte de culpa de esto lo tuvieron los Juegos Olímpicos de Atenas de 2004. Quizá un país como Grecia, cuna de ellos, no estuviese preparada para albergar un evento con una dimensión tan grande, por lo que tanto el endeudamiento como el gasto público durante ese año y siguientes fueron enormes. Pero, como decimos, el Gobierno mostraba unas cifras que nada tenían que ver con la realidad.

Cuando Yorgos Papandreu, del partido socialista, sube al poder en 2009, se dio cuenta de que las cifras son bien distintas a las que había mostrado el anterior presidente. La diferencia en cuanto a la cifra de déficit era notable, pasando de un 3,7% al 12,7% de su PIB y con una economía sumergida en torno al 35-40%, lo cual hizo que los gastos fueran mucho mayores de lo que se pensaba y los ingresos mucho menores. Estabamos hablando ya de cifras realmente alarmantes.

Los mercados no tardaron en echárseles encima, las agencias de calificación rebajaron rápidamente el ráting de su deuda a bono basura y los inversores empezaron a pedir mayores rentabilidades por sus bonos, lo que encareció notablemente el coste de su deuda. Al final de todo, llegamos a una situación de quiebra técnica.

Y llega el primer rescate. El FMI, BCE y los países de la zona euro inyectan dinero en Grecia con unos intereses menores a los que los inversores compraban su deuda.  Básicamente, solucionaron el problema de deuda de Grecia con más deuda, exigiendo al mismo tiempo una serie de recortes de gasto público e incremento de ingresos a los que el Gobierno de Grecia debían hacer frente  de una manera rápida. Los esfuerzos que la UE pidió a Grecia fueron realizados, pero no han sido suficientes para sacar al país de esta crisis tan profunda en la que está inmerso, por lo que de nuevo se ha vuelto a hablar de rescate y de posible quiebra. Mi pregunta es ¿servirá para algo un segundo rescate, o simplemente para alargar la agonía del enfermo?

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 
Economía Mundial © 2012 | Designed by Bubble Shooter, in collaboration with Reseller Hosting , Forum Jual Beli and Business Solutions