¿Por qué suben o bajan los tipos de interés?

22 mar. 2012

Imagen: eypo

Cuando escuchamos en los medios de comunicación que los tipos de interés de una determinada zona o de un país han bajado o subido pensamos que es un indicador económico sin ningún tipo de incidencia sobre nosotros como ciudadanos, pero no es realmente así. Si bien es cierto que la fijación de estos tipos se realiza para ayudar a la economía de un país, no menos cierto es que tiene una gran incidencia sobre nosotros como ciudadanos y sobre las empresas. 
Lo que realmente se pretende con esto, en el caso de España es el BCE (Banco Central Europeo) es incentivar o desincentivar las inversiones de las empresas, o bien aumentar o frenar el consumo de las familias, respectivamente. Pero, ¿cuál es el motivo?

Los tipos de interés marcan el precio oficial del dinero


Para entender mejor cómo nos afecta una modificación de los tipos de interñes, hay que saber que éstos fijan el precio del dinero. Pero, ¿el dinero tiene un precio? Pues claro que sí. El valor de un préstamo no es sólo el dinero prestado si no el coste del capital, y el coste de los intereses. El prestamista exigirá una compensación en forma de intereses por diversas razones:
  • Por renunciar al derecho que tiene a usar ese dinero durante el tiempo que dure el préstamo. Si te presta el dinero, la entidad bancaria en cuestión ya no va a disponer de él durante ese tiempo.
  • Porque se asume el riesgo de que el dinero no se devuelva. Lógicamente siempre hay un riesgo de que quien recibe el dinero del préstamo acaba siendo insolvente, y por tanto no devuelva el dinero prestado.
  • Por una posible pérdida del valor del dinero causada por la inflación, y por el distinto coste del capital.
Por lo general, cuanto mayor sea el riesgo de la persona a la que se le hace el préstamo, y mayores sean los plazos de devolución, mayor interés exigirán las entidades financieras que prestan el dinero como contrapartida al beneficiario del préstamo o crédito en cuestión, y por lo tanto el precio del dinero será mayor en este caso.
Por ejemplo, para situarnos a nivel de la calle, imaginemos una familia que pide un préstamo de 2.000 euros al banco para irse de vacaciones. El precio del préstamo dependerá del precio de los intereses. Si ese préstamo tuviera que devolver un 10% en intereses a un año, el coste de ese préstamo no será 2.000 euros, si no 2.000 + (0,10 x 2.000), es decir, 2.200 euros.
Por tanto, y como en cualquier otro producto, si el precio del préstamo es más barato, mayor será la demanda del mismo, y al contrario, cuanto más caro sea, será más complicado acceder a ellos, y la demanda será menor.

Los Bancos Centrales controlan los tipos de interés oficiales


Los Bancos Centrales de los países, en nuestro caso el Banco Central Europeo, realizan subastas periódicas prestando dinero a los bancos comerciales a un tipo de interés llamado tipo de interés oficial, que es el que fija el Banco Central como interés mínimo fijado para estos préstamos. Por lo general, este dinero será el más barato de conseguir, por lo que suelen acudir una gran cantidad de bancos comerciales.
Éstos, a su vez, lógicamente tendrán que conceder los préstamos a un interés por encima del oficial para poder obtener beneficios, pero como existe una gran competencia entre los bancos, el tipo de interés aplicado suele ser un poco superior al oficial. Es decir, si el Banco Central Europeo fija un interés determinado para estas subastas, implícitamente estará fijando el precio de los préstamos para los clientes de los bancos comerciales.
Dicho lo cual te estarás preguntando, ¿para qué sirve realmente que el BCE suba o baje este tipo de interés oficial? Si el precio del dinero es demasiado barato, aumentará la inflación porque los precios serán también muy baratos, y por tanto se fomenta el consumo. Y es el Banco Central Europeo el encargado de controlar la cantidad de dinero en circulación.
Para ello, sube el tipo de interés oficial, lo cual encarece el precio de los préstamos que los bancos comerciales conceden a sus clientes, y por tanto hace más difícil acceder a ellos reduciendo de esta manera la demanda de los mismos. De la misma manera, en situaciones de bajo crecimiento como la actual coyuntura, bajar el tipo de interés oficial hará que aumente la demanda de los clientes, por abaratar el precio de los préstamos y reactivando de esta manera la economía.

Pero no sólo los préstamos de los clientes se ven implicados. Cuando un banco nos ofrece un depósito a un tipo de interés, éste también depende de los tipos de interés oficiales. A mayor tipo de interés, mayor remuneración recibida por el inversor. Así, si aumentan los tipos de interés mayor cantidad de inversores querrán invertir en todo producto referenciado a un tipo de interés, y si bajan será al contrario.
Por tanto, que el Banco Central Europeo suba o baje los tipos de interés nos afecta directamente al encarecer o abaratar los préstamos que pueden conceder cualquier banco. De aquí radica la importancia que tienen los Bancos Centrales de controlar el tipo de interés oficial de los países, y de lo cuidadosos que deberían ser a la hora de modificarlos.

4 comentarios:

  1. simplemente para controlar la inflación.

    ResponderEliminar
  2. Gracias, me ha sido muy útil para aclarar ciertas ideas.

    ResponderEliminar
  3. Gracias, me ha resultado muy útil especialmente la manera en la que expones la justificación de la compensación por parte del prestamista

    ResponderEliminar

 
Economía Mundial © 2012 | Designed by Bubble Shooter, in collaboration with Reseller Hosting , Forum Jual Beli and Business Solutions