¿Debe España salirse del Euro?

21 jun. 2012

Cada vez me encuentro con más y más gente que me dice que una salida de España del Euro nos sacaría de esta situación en la que estamos, ya que al menos tendríamos el control sobre nuestra moneda, pudiendo de esta devolver el control al Banco de España para devaluar o depreciar la nueva moneda, e incluso crear dinero para pagar la deuda pública alegando, además, que ya no podemos ser más pobres y estas políticas nos sacarán del atolladero.


El proyecto del Euro está siendo un rotundo fracaso. Ya he hablado en otras ocasiones del desastre europeo y de lo mal que se están gestionando las caídas de los países. Los rescates suponen endeudar aún más a los estados de lo que están, agravado además por el hecho de que éstos no tienen ningún tipo de mecanismo para pagar la deuda. De todos modos, parece que a priori, si estos países salen del euro arreglarán todos estos problemas de la noche a la mañana, pero en realidad esto no es así.
Tengamos en cuenta que si un país sale del euro, el escenario más probable es que la nueva moneda se deprecie, en el caso español se podría llamar Nueva Peseta. Las exportaciones aumentarían, y mejorarían el saldo de la balanza comercial. Todo esto parece una gran solución, pero no es tan sencillo. Para poder ofrecer los bienes más baratos al resto de países lo primero que tenemos que tener son productos y servicios que interesen al exterior. Pensemos primero en la estructura productiva española, un modelo basado tradicionalmente en la construcción y el turismo. Con la construcción en una situación bien conocida por todos, la solución pasaría por fomentar la llegada masiva de turistas extranjeros a un modelo de sol y playa del que hemos vivido y que parece estar ya agotado. Pero pensemos por un momento quienes vendrían en masa a España con una oferta tan atractiva: posiblemente muchos jóvenes con escasos ingresos que aumentarían el famoso turismo de "botellón" y que haría que muchas familias con alto poder adquisitivo dejasen de venir a España.

Al devaluar la moneda no solo se abaratan las exportaciones si no que se encarecen las importaciones. La economía española es altamente dependiente de muchas materias primas no extraídas , y en especial, del petróleo. Como el petróleo se paga en dólares, y la moneda española sería más barata con respecto al dólar, el precio del petróleo sería mayor, haciendo que los costes de producción sean más caros, y por tanto el precio de los productos; si esto lo aplicamos al resto de productos y servicios, se produce la temida inflación.

Pero es que además, al salirnos del euro y devaluar la moneda, el importe de las cuentas bancarias de los españoles se reducirá en la cantidad devaluada. Pongamos, por ejemplo, que la paridad del Euro con la nueva moneda es de 1:1 (Es decir 1 € = 1 Nueva Peseta). Si España se sale del Euro, y la nueva peseta se devalúa hasta 0,8 €/pesetas, un depósito de 1.000 € pasará a valer 800 Nuevas Pesetas. Como los precios serán mayores por el motivo anterior, esto redundará en un mayor empobrecimiento de la población.

Esto es lo que podría suceder a corto plazo. Está claro que muy posiblemente, a largo plazo, la economía recuperaría su actividad y podría crecer, al haber mejorado su balanza comercial y su posición competitiva con el resto de países, apreciando por tanto su moneda a nivel interno, y pudiendo llegar a crecer de forma notable. De todos modos, lo que más nos interesa ahora es el corto plazo, y la salida del euro implicaría el empobrecimiento casi automático de toda la población española, más aún si cabe. 

0 comentarios:

Publicar un comentario

 
Economía Mundial © 2012 | Designed by Bubble Shooter, in collaboration with Reseller Hosting , Forum Jual Beli and Business Solutions