¿Cómo funcionan las posiciones cortas de la bolsa?

24 jul. 2012

Una de las medidas que la CNMV tomó en la tarde de ayer fue prohibir que un inversor tomara posiciones cortas en la bolsa, debido a la alta volatilidad de los mercados en ese momento. ¿Qué es esto de las posiciones cortas? Es sencillo: que un inversor tome una posición corta no es más que vender un valor (por ejemplo, una acción de una compañía) con un alto precio y recomprarlo más adelante a un precio menor.

Pero, ¿cómo voy a vender un valor o título que no poseo? Pues alquilándoselo a alguien. Para tomar posiciones cortas es necesario que el inversor haya alquilado un valor bursátil a otro inversor, que normalmente suelen ser fondos de inversión o de pensiones, debido a que sus inversiones se realizan a largo plazo, y por lo tanto, lo mantienen en principio en cartera sin la idea de venderlo pronto.

El inversor que alquila el título se compromete a devolverlo en un tiempo determinado, pongamos dos meses. En ese intervalo de tiempo el inversor preveé que la bolsa va a bajar para comprar el mismo título que ha alquilado previamente más barato, ganando por tanto la diferencia de precio entre la compra y la venta menos el precio del alquiler del valor.

Pongamos que un fondo de pensiones le alquila a un inversor que va a adoptar una posición corta una acción del IBEX-35 a un precio de un euro durante dos meses. El inversor vende la acción en el mercado a 20 euros, que es el precio de cotización actual. Transcurridos dos meses, la acción se sitúa con un precio de cotización de 10 euros, con lo que el inversor la compra, devolviéndosela al fondo de pensiones. En este caso, el inversor ha hecho un buen negocio ya que ha conseguido unas ganancias de 9 euros, es decir, la diferencia entre el precio de cotización dos meses atrás y el actual (10 euros) menos el precio del alquiler (1 euro).

Llegados a este punto podemos pensar que una gran volumen de inversores que adopten posiciones cortas puede causar la caída de la bolsa, pero en realidad no es así. Sí que es cierto que, por aquello de la oferta y la demanda, la venta de una acción reduce su precio de cotización. Pero por la misma razón, la futura recompra de ese activo producirá el efecto inverso, es decir, aumentará su precio de cotización. Por tanto, no se puede achacar a que las posiciones cortas sean las causantes de las bajadas del precio de cotización de las bolsas.

Entonces, ¿por qué la CNMV suspendió su cotización? El gran problema de las posiciones cortas es que producen una gran volatilidad en los mercados. Si existen muchos inversores que venden en la actualidad, reduciendo los precios de cotización de las acciones que han vendido, y poco tiempo después (digamos el tiempo que transcurre entre que se alquila el título hasta que se devuelve a su tenedor), vuelve a subir de forma notable. Esto, en principio, no ocurre con las posiciones largas, ya que un inversor comprará en la actualidad con la esperanza de que la bolsa suba, pero con un horizonte temporal diferente en cada caso, y muy posiblemente a largo plazo, como los mencionados fondos de inversión o soberanos.

Pero quizá medidas de este tipo funcionen solo en momentos puntuales. En mi opinión, prohibirlas durante tres meses no ayudará a que la bolsa reflote; quizá pueda reducir momentáneamente la volatilidad, pero cumplen su función esencial dentro de los mercados. Por un lado, encuentran una contrapartida a un inversor que quiera comprar o vender según el caso y aumentan la rentabilidad de los fondos de inversión y pensiones (el alquiler les proporciona mayor rentabilidad).

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 
Economía Mundial © 2012 | Designed by Bubble Shooter, in collaboration with Reseller Hosting , Forum Jual Beli and Business Solutions