¿Es el BCE la solución al grave problema de deuda española?

17 ago. 2012

En los últimos meses España ha tenido que financiarse en el mercado a un tipo de interés inasumible para cualquier Estado. Con una prima de riesgo disparada, parecía que la única solución pasaba porque el Banco Central Europeo comprara la deuda soberana de nuestro país para aliviar la tensión en los mercados y, de esta manera, permitir un cierto respiro de las cuentas públicas. El BCE ha comprado deuda española en forma de bonos y obligaciones y ha suministrado liquidez a las entidades bancarias a un tipo de interés que ahora mismo se sitúa en el 0,75% con el objetivo de permitir a las empresas realizar inversiones baratas y de esta manera reactivar la economía pero ¿puede esto ser sostenible en el tiempo?

La respuesta es sí, pero a la vez es no. Y me explico. La solución pasaría por eliminar gran parte de la deuda que tienen acumulada los países y por un desapalancamiento de todas las familias y empresas. El problema es que esto no es de entrada sencillo ni rápido, y requiere un proceso que puede llegar a ser (y de hecho lo está siendo) muy doloroso, ya que requiere que tanto las empresas como el estado recorten sus gastos salvajemente o enajenen parte de sus activos en el mercado para aumentar su liquidez y poder responder ante sus acreedores.

Para paliar estas situaciones, el BCE dispone de instrumentos para canalizar fondos hacia el tesoro de los Estados y los bancos. La política monetaria en este sentido es aumentar la oferta monetaria ("dar a la manivela de hacer dinero"), reduciendo los tipos de interés e inyectando liquidez al sistema. En una situación de problemas graves de deuda esto puede llegar a ser la solución si contemplamos que pueda existir un cierto nivel de inflación pero, sobre todo, si estos fondos se canalizan de forma correcta hacia la economía real, lo cual no está sucediendo.

Por otro lado, el BCE lleva a cabo este tipo de políticas con el objetivo de aliviar las enormes tensiones de deuda con las que están teniendo que lidiar todos los Gobiernos y de esta manera ganar un tiempo valioso para acometer las reformas necesarias. El problema es que estos ajustes no se están llevando a cabo con la celeridad que exige el momento. Recordemos que países como Italia han recibido una parte proporcional de inyecciones por parte del BCE y ya han relajado su tensión sobre los mercados pudiéndose dar el caso de que veamos a este país finalizar los ajustes incluso el año que viene; la única diferencia con España ha sido realizar los ajustes en el tiempo exigido. 

Con los mercados cerrados, la única opción viable para España a día de hoy será el rescate. Pero el rescate exigirá una serie de condicionantes y contrapartidas por parte de las autoridades comunitarias (los famosos hombres de negro) que harán que el ajuste sea lento y doloroso pero que al final acabará dando sus frutos. Sanear la banca y reducir la deuda, en especial la privada, han de ser objetivos prioritarios de este Gobierno de Mariano Rajoy. De cualquier otra forma, la solución pasa por matar moscas a cañonazos y tendremos una población cada vez más pobre y víctima de los abusos políticos. Y aunque se diga lo contrario, este rescate estará pagado por el bolsillo de todos los contribuyentes.

Para resumir y contestar la pregunta del título del artículo: la respuesta es sí, pero porque no queda otro remedio, aunque yo sea totalmente contrario a ello.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 
Economía Mundial © 2012 | Designed by Bubble Shooter, in collaboration with Reseller Hosting , Forum Jual Beli and Business Solutions