El déficit público como causante de la escasez de crédito al sector privado

25 ene. 2013

Que la mayoría de las empresas están atravesando por graves problemas de financiación no es nada nuevo. No hay crédito disponible para el sector privado, o al menos eso dicen. Pues bien, a la vista de los datos de la gráfica que acompaña el artículo, esto no es del todo cierto. Sí que hay crédito pero, de momento, solo para el sector público.

Como demuestran estos datos, la financiación del ya monstruoso déficit público está expulsando la posibilidad de financiación al sector privado, consecuencia del aumento del gasto público y la austeridad privada. En economía, esto tiene un nombre: Crowding-out o Efecto desplazamiento, que podemos resumir en una frase: a mayor déficit público, menor crédito disponible que se podrían emplear como recursos de financiación al sector privado. 

Y es que, si echamos un vistazo a las variaciones interanuales de los datos de financiación a los agentes que componen el sistema, vemos que, mientras la deuda del sector público sigue aumentando exponencialmente, el sector privado está teniendo graves problemas para financiarse debido especialmente a la falta de recursos. Llama la atención que, mientras las Administraciones Públicas han aumentado su endeudamiento en 31.000 millones de euros durante los nueve primeros meses del año pasado, el crédito al sector privado se ha reducido en 81.000 millones de euros en el mismo periodo del año pasado.

Bien sea un aumento impositivo, emisiones de deuda pública o creación de dinero mediante flexibilizaciones cuantitativas (cuyo eufemístico nombre no esconde que estemos hablando de impresión de billetes pura y dura), el caso es que el estado sigue detrayendo recursos con un valor equivalente al de sus usos alternativos que tendrían esos recursos productivos en manos privadas. El caso es que todas estas políticas se están llevando al mismo tiempo en la mayoría de países a escala mundial (en EEUU, por ejemplo, el nivel de deuda pública es el más alto de su historia e incluso ya ha superado su techo) por lo que, ni siquiera las inversiones extranjeras ayudan a paliar este problema.

Precisamente, quizá los únicos capaces de financiar la inversión privada sean los bancos comerciales mediante masivas inyecciones de liquidez del Banco Central Europeo, dinero que se emplea nuevamente en adquirir nueva deuda pública por tres motivos: ofrecen una rentabilidad mayor y un riesgo menor, no tienen que dotar reservas y se pueden usar como colateral en la solicitud de nuevas emisiones de liquidez por parte del BCE. Por el contrario, la concesión de préstamos a las empresas privadas supone un riesgo bastante mayor y los bancos han de provisionar reservas por si el crédito acaba siendo fallido. Un combo perfecto que acaba expulsando a las empresas de los circuitos de financiación habituales.

Por tanto, no es cierto que no haya crédito disponible para el sector privado. Lo que ocurre es que, por el momento, lo está acaparando casi en exclusiva el sector público. Y mientras esto siga ocurriendo, muchas empresas se verán obligadas a cerrar sus negocios o bien recortar gastos, lo que sin duda redundará en una tasa de desempleo cada vez mayor. 

Fuente: Elaboración propia a partir de datos del Banco de España

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 
Economía Mundial © 2012 | Designed by Bubble Shooter, in collaboration with Reseller Hosting , Forum Jual Beli and Business Solutions