El póker y las habilidades financieras

11 nov. 2013


El juego online está en auge en todo el mundo y en nuestro país no podía ser menos. Desde que en junio de 2012 se reguló en España concediendo las primeras licencias por parte de la Dirección General de Ordenación del Juego (DGOJ), sólo en los primeros 6 meses las cantidades jugadas se sitúan en 2.354 millones de euros, generados por las apuestas deportivas, póker, bingo y casino.

El póker es el más representativo de todos los sectores moviendo el 40% de este capital, con unos 952 millones en ese periodo, siendo la sala Pokerstars líder en el volumen de tráfico de jugadores. Sin duda el póker está de moda y es un área que no deja de crecer, convirtiéndose en un fascinante mundo que cada vez más personas quieren conocer, aunque para los amantes de la economía puede que sea un territorio más cercano de lo que creen.

La relación del póker con las finanzas es mucho más estrecha de lo que en un primer momento pudiéramos pensar. En ambos mundos toma una especial relevancia el empleo del capital, los riesgos, la intuición, el estudio del mercado. Pero para entender estos entresijos hay que tener en cuenta que al hablar de póker debemos diferenciar entre los numerosos jugadores que hacen de él un entretenimiento y  los que lo afrontan como su principal fuente de ingresos. Para estos últimos es imprescindible administrar con destreza su capital, así como colocarlo en el momento oportuno y en el lugar adecuado.

En algunas modalidades de póker como Texas Hold’em, el azar pierde terreno dando protagonismo a la astucia, a la estrategia. El conocimiento y la disciplina se imponen a la suerte. Mantener el temple y saber manejarse bajo presión es decisivo para tomar las decisiones adecuadas.

Cuando hablamos con jugadores profesionales, todos coinciden en que al comenzar a jugar de forma seria, una de las cuestiones más complicadas que te encuentras es aprender a manejar tu bankroll, o sea, la cantidad de dinero con que cuentas para dedicar al póker. Uno de los errores más comunes es asumir riesgos que superan nuestra capacidad económica. De la misma manera que en las finanzas, es imprescindible hacer un estudio detallado de nuestros recursos y de los gastos ineludibles que vamos a tener en un futuro cercano.

Debes estar preparado para ganar, pero sobre todo para perder. Al igual que en los negocios, algunas operaciones satisfactorias pueden darte una confianza desmedida y nublar tu buen juicio. Tener un buen plan ante la derrota es algo imprescindible porque en algún momento perderás, no lo dudes. Cuando inviertes un dinero en valores sabes que puedes multiplicarlo o perderlo. Debes tener la suficiente solvencia para afrontar lo segundo. Un buen manejo de nuestros fondos es decisivo para prolongar nuestra carrera y obtener ingresos estables.

Una de las cosas que destacan y que la mayoría de los mortales desconocen son las horas de trabajo que emplean en mejorar su juego, en depurar su estrategia a base de estudio. El conocimiento del mercado es decisivo. Conocer nuestra especialidad, nuestros rivales, nuestras debilidades. Todo ello nos ayudará en nuestras decisiones a la hora de asumir riesgos o retirarnos.

En ocasiones se nos presentarán operaciones poco convencionales. A veces ganar no significa necesariamente incrementar nuestra economía. En ocasiones incluso es necesario perder pequeñas batallas para provocar a corto o medio plazo un efecto contrario en nuestros ingresos. Nuestro instinto y entrenamiento será decisivo en esos casos.

0 comentarios:

Publicar un comentario

 
Economía Mundial © 2012 | Designed by Bubble Shooter, in collaboration with Reseller Hosting , Forum Jual Beli and Business Solutions