¿Por qué las empresas españolas no crecen? La tecnología tiene la respuesta

20 ene. 2016

El excesivo nivel de deuda que todavía tenemos en nuestro sistema sigue siendo un lastre para la mayor parte de empresas, muchas de las cuales se ven obligadas a quebrar o a reestructurar su plantilla. En España, este fenómeno ha sido todavía más virulento como consecuencia del pequeño tamaño empresarial de las empresas, mucho menor al del resto de Europa.
                              
Las pymes y micropymes constituyen el motor económico de nuestro país. El 98% de las empresas tienen menos de diez trabajadores, y generan en torno al 50% del total del empleo. Sin embargo, su estructura les hace ser más vulnerables a las crisis económicas y financieras. Según el Instituto Nacional de Estadística, las quiebras de sociedades de menos de cinco trabajadores han sido, de media, un 10% mayores en el periodo 2010-2014, mientras que las empresas de más de 20 trabajadores, apenas alcanza el 2%.

Además, las empresas medianas son más productivas, tienen mejores salarios, los servicios y productos que producen suelen tener mejor calidad y un precio más reducido. Por todas estas razones, la mejora en la competitividad de las empresas españolas y, por extensión, de toda la economía, pasa por aumentar el tamaño empresarial. Pero, ¿cómo se puede conseguir esto? La tecnología tiene la clave.

Y es que, todavía a día de hoy, existen muchas empresas que utilizan un sistema de información inadecuado, lo que supone tener que incurrir en costes innecesarios. Se trata de un aspecto fundamental, tanto a la hora de evaluar el control interno, mediante sistemas de control de personal, como a la hora de evaluar el control externo, tanto en nuestras relaciones con la Administración como con otras empresas, mediante un software de coordinación empresarial.

Una empresa que incorpora las nuevas tecnologías es más competitiva, cuenta con mayores y mejores recursos, es capaz de reducir costes y, por tanto, puede crecer en tamaño y en previsiones de ingresos. Por el contrario, aquellas sociedades que no invierten en tecnología acaban fracasando, especialmente porque no se pueden adaptar al ritmo del resto.

La tecnología avanza a pasos agigantados y adaptarse a las nuevas circunstancias es clave para mantener la presencia empresarial. Si hasta hace unos pocos años, tener una página web era un valor añadido para aquellos privilegiados que podían permitírselo, en la actualidad, no tener presencia en Internet y redes sociales puede suponer la diferencia entre la continuidad y la desaparición.

0 comentarios:

Publicar un comentario

 
Economía Mundial © 2012 | Designed by Bubble Shooter, in collaboration with Reseller Hosting , Forum Jual Beli and Business Solutions